Cebada: un cereal para la fabricación de cerveza

Encaramos ahora el estudio de un cereal muy similar a los anteriores y en especial al trigo. Cabe señalar que las cebadas se distribuyen en dos grandes grupos, según la finalidad a que se destinen. Se señalan como forrajeras las cebadas que se aplican a la alimentación animal, y como cerveceras las destinadas a la importante industria de las cervezas.

Sus espigas, en otros aspectos muy similares a las del trigo, son diferentes según se trate de una u otra cebada. En los últimos años el cultivo de la cebada cervecera ha ido tomando impulso en forma notable.

Los principales países exportadores, según cálculos más o menos globales, son los que a continuación se enumeran, ordenándose además en volumen de su producción: 

  • Estados Unidos    
  • República Argentina     
  • Rumania    
  • Rusia       

Es llamativo como países de gran tradición cervecera no estén en la lista de mayores productores de cebada. La explicación quizás esté en el clima, ya que el frío favorece la cebada y el calor estimula el consumo de cerveza. Por eso es que países de alta producción cervecera tienen que importar el grano de cebada, como Brasil o México. 

En un solo año la producción mundial ha dado un volumen de más de 40 millones de toneladas, lo que da una idea de la enorme importancia de este cereal. Aunque el origen de la cebada no está bien establecido, los estudios tienden a localizar en Asia y África las cunas de la cebada. La composición química aproximada nos indica que el grano está constituido en su mayor parte por hidratos de carbono, que alcanzan el 60 %; las proteínas, un 12 %. Completan el resto otras sustancias. Esos hidratos de carbono son los que permiten la fabricación de la cerveza, siendo por consiguiente la materia prima esencial de esa industria.

Fabricación de cerveza a partir de cebada

En lugares apropiados se hacen germinar los granos y antes de la semana, merced a procesos fisiológicos internos, tiene lugar la formación de azúcares, siendo esta etapa conocida como malteado de las cebadas. Se finaliza la operación con la torrefacción de los granos. Luego, procesos fermentativos dan la graduación alcohólica que posee la cerveza, que oscila alrededor del 6 %.


USO PARA ALIMENTACIÓN ANIMAL.
Cuando se siembran cebadas forrajeras se administra su cultivo en la forma descrita para el trigo y la avena. Su grano mezclado con otros cereales o puro constituye un alimento de primer orden, usado en la dieta de animales.

SIEMBRA DE CEBADA: PREPARACIÓN DEL SUELO.

Levantada la cosecha anterior, a principio del verano se dará una arada para enterrar los restos del cultivo. Se completa la labor pasando una grada de dientes o discos.Antes de la siembra se repite la operación. Las épocas de siembra varían notablemente, desde otoño a primavera según se trate de cebadas forra jeras o cerveceras, respectivamente, y según la latitud de la zona considerada.

Para la siembra se usan las mismas máquinas que para el trigo. Los granos son enterrados a 3 ó 4 centímetros de profundidad y cubiertos simultáneamente, mediante pequeños trozos de cadenas que arrastran estas máquinas, o por la acción de otro dispositivo, pero que en realidad efectúa la misma labor.

ENFERMEDADES. 

Atacan a las cebadas royas y carbones. Corresponde decir aquí lo mismo que señalamos al hablar del trigo y avena en lo que a medios preventivos y curativos se refiere.

COSECHA y TRILLA.

  En el caso de la cebada cervecera se utilizan instrumentos y procedimientos idénticos a los empleados en el trigo.
Si se aprovecha la cebada como pastoreo, regirán las mismas normas que las establecidas para la avena o cualquier gramínea que se destine a tal finalidad