Frutas de huerta, la sandía y el melón

Sandía

Esta fruta es una de las más apetecidas en los meses de verano, por su efecto refrescante.

CLIMA y SUELO.  Prospera en climas tropicales y templados. En cuanto a suelos, prefiere los sueltos, profundos y fértiles.

SIEMBRA.  Se efectúa en primavera, en hoyos distanciados 1 ó 1,50 metros en todo sentido.

COSECHA.  Comienza desde principio de verano; se reconoce el estado de madurez, cuando las frutas al ser golpeadas con los dedos dejan escapar un sonido metálico o también cuando su cáscara, raspada con las uñas, deja ver una coloración blanca.

RENDIMIENTO.  Una hectárea de sandía rinde 20 a 50.000 kilogramos por hectárea.

 

MELÓN

Fruta de fuerte aroma, muy apetecida en la mesa de los que gustan saborear una saludable vianda o un buen postre.
 
CLIMA Y SUELO.  Los climas templados y cálidos Y los suelos fértiles y profundos determinan las condiciones ideales de crecimiento de esta hortaliza.

SIEMBRA.  La misma indicada para la sandía.

COSECHA. 

Cuando las frutas despiden su particular aroma indican que están listas para cosecharse. Como en el caso de la sandía, la operación se realiza a mano.
Conviene destacar que ambas frutas hortícolas, sandía y melón, deberán ser tratadas en forma tal, que nunca les falte agua.

RENDIMIENTO.  10.000 a 30.000 kilogramos por hectárea.