Acciones prohibidas en reglamentos de doma

Movimientos involuntarios

En sus primeras lecciones de autoescuela, el alumno conductor todavía no sabe coordinar bien sus movimientos. Mueve el volante al desembragar o al frenar. A caballo, sucede algo parecido: las acciones de las piernas se traducen frecuentemente en golpes a la boca del caballo. Por esta razón, el instructor le manda utilizar riendas largas y le hace ejecutar ejercicios con vistas a lograr independencia en los movimientos. Ésta es la cualidad básica de todo jinete.

PROHIBIDO EN PRUEBAS DE DOMA

El reglamento de las pruebas de doma es riguroso. Se prohíben

los siguientes equipos: 

  • las sillas vaqueras;
  •  las riendas alemanas;
  •  las polainas u otras protecciones;
  •  las anteojeras.

En los niveles superiores, el caballo se monta con una brida completa equipada con una muserola francesa .

NO ATE AL CABALLO CON LAS RIENDAS

Ate a su caballo con un ronzal, pero nunca con las riendas. No están concebidas para resistir una tracción importante y frecuentemente se rompen los montantes de las bridas, en cuyo caso queda inutilizable todo el bridón.

¡CUIDADO AL ECHAR PIE A TIERRA!

Antes de echar pie a tierra, es necesario descalzar los estribos por dos razones. En primer lugar, si usted mantiene un pie en el estribo en el momento en que se apea, y el caballo avanza en este momento, corre el riesgo de que le arrastren por el estribo.

El segundo peligro, sobre todo si usted calza corto: al echar pie a tierra, corre el riesgo de torcerse dolorosamente el tobillo si su pie se queda calzado.

NO LE CASTIGUE EN UN MOMENTO INADECUADO

El amor por los caballos no excluye una buena corrección, cuando el caballo la merezca. Forma parte de su doma pues, ante todo, el caballo debe obedecer.
Después de haber probado la fusta, la simple visión del instrumento coercitivo le incita a la obediencia. Sin embargo, para que comprenda el sentido de la corrección, ésta debe tener lugar inmediatamente después de la «mala acción». Si no se hace así, el caballo no comprende el porqué se le castiga.

 

Recomendaciones

 

SI SE CAE NO SE MUEVA

Ningún jinete está a salvo de una caída. Por consiguiente, es necesario saber prepararse. La experiencia demuestra que numerosas caídas graves se producen a aires lentos. Puede ser porque el jinete permanece trabado con su caballo. Pero una vez el jinete en tierra, el otro peligro grave es ser pisoteado por el caballo siguiente. Generalmente, un caballo hace todo lo posible para evitar pisar a una persona en tierra. Sin embargo, si usted se levanta en el momento en que él llega, no podrá eludirle. Si usted se cae, no se mueva, aun cuando esté entre las piernas de los caballos. Un militar veterano me contaba que en el curso de la instrucción de los reclutas de caballería, una lección entera se dedicaba a la caída. El instructor, en el centro del picadero, hacía restallar el látigo mientras quedara un solo hombre sobre la silla. Los caballos desembarazados de sus jinetes botaban en todos los sentidos, pero los hombres tenían la consigna de «hacerse el muerto». No se produjo prácticamente ningún accidente en el curso de esta recia lección.

NO PASE LAS RIENDAS POR EL CUELLO AL DESEMBRIDAR

No deje las riendas sobre el cuello en el momento de desembridar. Correría el riesgo de ser arrastrado por el caballo, con la brida en la mano y las riendas alrededor de su cuello. Cuando quiera trocar la brida por el ronzal, empiece por atar este último alrededor de su cuello antes de desembridar.