Ciruelo: reproducción, poda y ciclo de los tipos de ciruelos

Conocida planta de frutos de forma casi globosa, jugosos, de fina piel, cuyas coloraciones varían desde un verde cla­ro hasta un color avinado intenso.

CLIMA y SUELO. 

Existen tipos de ciruelos para todos los climas, desde los más fríos hasta los cálidos.
En materia de terrenos prefiere los margosos con buen drenaje. General­mente se mantiene cerca de muros y pa­redes en sus primeros períodos de creci­miento, es decir, cuando está en vivero. Soporta más que el duraznero los terre­nos fuertes.

MULTIPLICACIÓN. 

La multiplicación se realiza generalmente por injertos, sien­do los patrones más utilizados los si­guientes: el ciruelo San Julián, que es el mejor, pues se adapta al terreno algo fuerte y bastante fresco; el Prunus ame­ricano, que tiene la ventaja de resistir mucho al frío; el Mirabolán, que se uti­liza más en todo el mundo, pues se adapta a distintas condiciones de terre­no y tiene buena afinidad con casi to­das las variedades de ciruelos cultiva­das; además se suelen utilizar durazne­ros, damascos y almendros en terrenos sueltos, ricos, profundos y climas tem­plados.

PODA DEL CIRUELO. 

Se poda dejando las más vi­gorosas ramas horizontales, y despoján­dolas de chupones y gajos verticales. La fruta es producida sobre pequeños ra­milletes en ramas de 2 ó más añus, las cuales siguen fructificando por varios años más.