Duraznero, tipos y datos para su crecimiento y poda

Otra fruta extraordinariamente apreciada y de gran demanda comercial es la del melocotonero, que une a su delicioso sabor, perfume y adaptabilidad para conservación en diferentes formas,  un aspecto atractivo por su coloración y por la delicadeza de su aterciopelada piel. Su introducción en el continente americano data de mucho tiempo.

Es originario de la China central, aunque generalmente se le considera de Persia, debido a su nombre científico: Prunus persica (Linneo).

CLIMA y SUELO. 

Es de clima templado, pero se adapta bastante bien a climas subtropicales, en regiones de alguna elevación. Es una planta exigente en luz. En las regiones donde hay gran luminosidad la fruta alcanza su máximo perfume, su color más hermoso y sufre poco las enfermedades criptogámicas. Debe ser protegido de los vientos porque sus pétalos caen con suma facilidad y se arruina la frutificación.
Es posiblemente el frutal más exigente en suelos. N o prospera en la humedad, por lo cual, en vez de cultivarse en tierras arcillosas y bajas, debe plantarse en terrenos arcilloarenosos o calcáreos, de fácil drenaje, buena fertilidad y sobre todo profundos.

REPRODUCCIÓN. 

Se puede reproducir por semilla, por injerto y por estaca; pero es más recomendable el injerto, utilizando siempre el patrón de una variedad resistente, adaptado a la región en que se va a fomentar la plantación.
El patrón más utilizado para injer_ tar es el franco, es decir, la planta ob. tenida de carozo de durazno. Las semillas se obtienen de durazno s silvestres. El almendro es el patrón ideal, pero re. quiere suelos sueltos y profundos. difíciles de encontrar. Se utilizan, además, como patrones, el damasco para regiones secas, de suelos profundos y sueltos; el ciruelo, que se adapta a suelos fuertes, etc.
La semilla tarda en germinar a veces hasta 3 meses. Conviene romper el hueso o carozo para sembrar la almendra desnuda y obtener más rápido la germi nación.

CLASIFICACIÓN DE LOS DURAZNEROS.

Resumiremos en un cuadro las principales características que definen las distintas clases de durazno:

Los de piel lisa o rugosa. Los primeros pueden tener la pulpa adherida o no al carozo. Los de piel velluda o rugosa pueden tener la pulpa adherida o no, o más frecuentemente semiadherida al carozo.