Oleaginosas: semillas de sésamo y su industrialización

Las oleaginosas son aquellas plantas que se cultivan exclusivamente, o por lo menos en forma predominante, para la obtención del aceite contenido en abundancia en las semillas o en los frutos.

La mayoría de las especies productoras de aceite dejan como subproducto las tortas, formadas por los residuos de la semilla, una vez extraído el aceite, y constituyen un valioso alimento para el ganado.

Las oleaginosas que aquí trataremos son: maní, girasol y sésamo. No se habla del lino y del algodón, importantes oleaginosas, pues como pueden considerarse en su doble aspecto de productoras de semilla y fibra, han sido tratadas ya ampliamente en el estudio relativo a plantas textiles.

Sésamo

El sésamo, conocido también con los nombres de ajonjolí, alegría, es originario de la India y Asia oriental.

CARACTERES BOTÁNICOS. 

El sésamo es una planta anual, herbácea, que alcanza de 80 centímetros a 1,50 metros de altura. Su tallo es cilíndrico en la parte inferior y en la superior cuadrangular, presentando en cada cara una mancha oscura. Los frutos son cápsulas de forma ovoide, que se abren en el momento de la madurez. Tienen en su interior 4 celdillas con una semilla cada una. Cada planta tiene de 100 a 300 cápsulas.

 

CLIMA y SUELO. 

El sésamo prefiere los climas cálidos, aunque puede darse en los templados, siempre que tengan una temperatura constante de más de 15° C. y que no haya fuertes heladas, pues es planta que no resiste temperaturas muy frías. En cuanto a suelo no es exigente, pues crece bien en cualquier suelo, siempre que no sea arcilloso y de difícil drenaje.

 

Terreno y siembra

 

Se deben practicar 2 aradas cruzadas y sus correspondientes rastreadas. Se realiza a mediados de primavera. Puede sembrarse al volea o en línea. Siguiendo el segundo procedimiento, que es con el que se consiguen los mayores rendimientos de semilla de sésamo, deberá sembrarse en surcos distanciados a 70 centímetros y dentro del surco a 40 centímetros. Se necesitan alrededor de 13 kilogramos de semilla por hectárea, sembrando en línea y 20 kilogramos si se hace al voleo.

COSECHA. 

De 3 a 5 meses después de efectuada la siembra, llegan las plantas al estado de madurez, estado que se manifiesta por un amarilleamiento de los tallos, seguido de la caída de las hojas a la vez que los frutos adquieren un color rojizo. 

Hay asimismo quienes en lugar de hacer almácigas siembran en macetas confeccionadas con barro crudo. Cuando la plantita se ha desarrollado se entierra la maceta en el lugar definitivo. Este método ofrece grandes ventajas. Cuando se ha hecho la almáciga, el tras. plante al terreno definitivo se realiza más o menos a los 10 meses, después que hayan caído las primeras hojitas. Se mar. can los hoyos a distancias de 7 a 9 metros.

Las semillas de sésamo se embolsan; se dejan secar bien y luego se los lleva a máquinas especiales que les sacan la cáscara, quedando libre el grano, listo para su uso gastronómico, desde el pan hasta el sushi.

CUIDADOS CULTURALES. 

Riegos mientras está en almácigas, y carpidas durante los primeros años, cuando está en el lugar definitivo.
 
RENDIMIENTO.  En el máximo de su producción, es decir, de los 10 a los 30 años de vida, cada planta rinde aproximadamente de 30 a 40 kilos de fruto, lo que da un total por hectárea de más de 3.250 kilos de frutos.
usos.  El aceite puede obtenerse por presión en frío, pero mayores cantidades se obtienen extrayéndolo en caliente. Es de uso industrial, teniendo muchas aplicaciones, tales como fabricación de barnices, pinturas, lacas, sustancias impermeables y aislantes de ínfimo peso, linóleo, cintas para frenos, etc. Cuando se lo quema se obtiene la tinta china y si lo que se quema es la torta que resulta después de la extracción del aceite, se obtiene el negro de humo.